domingo, 13 de agosto de 2017

La pintura prerrafaelista explicada a los niños

La fundación de este grupo se produce a mediados del siglo XIX, concretamente en 1848, en la ciudad de Londres y no es un movimiento dedicado exclusivamente a la pintura, ya que tenemos otras representaciones que abarcan la poesía o la crítica literaria. Este grupo como tal duró apenas cinco años, pero su influencia se extiende a lo largo de la segunda mitad del siglo XIX y en la Inglaterra del siglo XX.

John Everett Millais. Cristo en casa de sus padres

Lo que pretenden los prerrafaelistas es rechazar el academicismo que imperaba en la enseñanza inglesa en ese momento, ya que sus representantes solo se dedicaban a perpetuar el movimiento manieirista que se había producido tras pintores como Miguel Angel y Rafael con composiciones idealizadas y cargadas en muchos casos de decoración, alejadas por tanto del realismo y con un uso del colorido muy llamativo y abigarrado.
Por tanto lo que los prerrafaelistas quieren es un retorno al realismo cargado de detalles y también un uso del color que recuerde a las figuras anteriores a Rafael y Miguel Angel, buscando su inspiración en artistas del Quattrochento y del Trechento italiano, así como otros artistas flamencos de inicios del renacimiento.

William Holman. El pastor distraido

Tampoco descartan la inspiración medieval en muchas de sus obras, basando los temas en numerosas leyendas de esa época y también en temas relativos a la mitología clásica. El realismo y la visión romántica de la naturaleza también les sirven como fuente de inspiración.
Una cosa interesante es que ellos creen en la liberación del artista y en la libertad creativa para poder representar lo que mejor le parezca sin depender de un encargo. Esta corriente que tiene su germen a mediados del siglo XIX se acabará imponiendo por la adhesión de artistas de diferentes movimientos.
La naturaleza será uno de los elementos más importantes, en muchos casos llegando a compararse con la fotografía por el nivel de detalle con el que era representada. Ese hiperrealismo es una de las señas de identidad del movimiento. Junto a ello la presencia del color, que debía ser exactamente igual que el representado al natural.

Dante Gabiel Rossetti. Beata Beatrix

domingo, 6 de agosto de 2017

¿Qué es la pintura expandida?

En los años de la posmodernidad se ha tratado de definir el estilo de los múltiples artistas y disciplinas que se practican en la actualidad y que podemos calificar como arte, entre ellas aparece el término "pintura expandida", un término el de expandido que fue utilizado por primera vez por Rosalind Krauss para designar los derroteros que estaba tomando la escultura durante la década de los 60 del siglo pasado. Recordemos que ese es el momento de la escultura minimalista y lo que Krauss se cuestiona son los límites que tiene esta disciplina y cuales son las obras a las que podemos llamar escultura y cuales no.


Con la llegada del nuevo milenio este término, en principio solo aplicado a la escultura, saltó también a la disciplina de la pintura de una manera similar, ¿donde se encuentran los límites entre lo que definimos como una pintura y aquello que ya no es pintura sino otra disciplina? Por ejemplo un artista que practica este tipo de pintura es Fabian Marcaccio que recibió un prestigioso premio de escultura por una obra que partía de una base pictórica. Es decir su obra ¿era pintura o escultura? o bien como decía el profesor Omar Calabrese en su libro titulado Barrocos y Neobarrocos "un no se qué y un que se yo". El propio Fabian Marcaccio cuando habla de su obra la define como "una clase de pintura que incluye material fotográfico, pintura digital, técnicas escultóricas y todo aquello que la obra necesite".


Como vemos resulta complicado definir lo que es una pintura expandida, podríamos decir que el artista parte de una base pictórica pero los límites del marco no significan nada para él porque los desborda para incluir en su obra otras partes del edificio donde trabaja, adaptándose en muchos casos al lugar donde trabaja. Franz Ackermann, considerado uno de los mejores pintores contemporáneos, pinta las paredes del muro blanco, al tiempo que incluye sus propias pinturas que muestra combinadas con diferentes instalaciones que hacen referencia a temas de actualidad invitando al espectador a reflexionar sobre ellos.
Es decir el interés de estos pintores, muchos de ellos volviendo la vista hacia las obras de Robert Rauschenberg, tratan de repensar el concepto espacial de manera que no sea solo un simple contenedor sino contenido de la obra en sí. El espacio se convierte en un escenario donde suceden cosas, no solo sirve como un lugar para colgar las obras sino que participa activamente de ellas aportando contenido bien en forma de pintura, escultura o instalación. El artista se va alejando de la idea de pintar para introducir otros materiales o formas de actuar que ya no tienen que ver con la pintura sino con otros procesos.
Hay ejemplos de pintura expandida tanto en artistas extranjeros como Sery C., Katarina Grosse, Paul Morrison o españoles como Daniel Verbis, Angela de la Cruz o Arancha Goyeneche.