miércoles, 20 de junio de 2012

El palacio de Carlos V en Granada

Si en alguna ocasión nos hemos planteado una visita a la alhambra, antes de entrar a la zona de los Palacios Nazaríes nos daremos cuenta del imponente edificio que se encuentra a su lado, el Palacio de Carlos V.
Siempre estamos preocupados por los horarios de la Alhambra o bien por los tickets de acceso a la Alhambra, para visitar el Palacio de Carlos V no hay que esperar colas. Es un espacio fantástico para la visita mientras se cumple nuestro horario a la zona de los grandes patios, el de los Arrayanes y el Patio de los Leones.
 Planta del Palacio de Carlos V junto a la Alhambra en Granada. Pedro Machuca

Para situarnos históricamente debemos recordar que tras la boda del rey Carlos V con Isabel de Portugal en Sevilla, pasaron su tiempo de recién casados en la Alhambra, donde permanecieron durante medio año. Pero no era este un Palacio al gusto del rey ni las costumbres de la época, por lo que encargó la construcción de un nuevo palacio en el año 1527, sin destruir el Palacio de la Alhambra que le encantaba por su belleza arquitectónica y por su gran cantidad de jardines.




Las trazas del edificio fueron diseñadas por el arquitecto Pedro Machuca, que había realizado su aprendizaje en Italia, siendo discípulo de Miguel Angel, aprendió a la perfección el arte italiano y estudió a los tratadistas como Vitrubio.
Contamos todos estos detalles porque quizás sea este edifico el más clásico y mas púramente renacentista que se construye en esta época en España. Tras superar el estilo plateresco surgen una serie de arquitectos que trabajan en lo que conocemos como el renacimiento clásico, lugar en el que debemos enmarcar este edificio, será una fase de muy corta duración, ya que el manierismo que observamos en la cercana ciudad de Ubeda, preludia un nuevo estilo y la diferencia de años con este del que hablamos es solamente de 20.

Interior del Patio circular del Palacio de Carlos V
La planta del edifico es cuadrada, incluyendo en su interior un  perfecto patio circular, cuya finalidad era celebrar las fiestas en y así preservar la intimidad de los reyes que, de esta manera, no tienen que entrar en contacto con los subditos.
El patio tiene es un esquema en dos plantas, respetando el orden clásico de columnas, es decir coloca columnas dóricas en el primer cuerpo y jónicas en el segundo. La parte baja se cubre con una corona circular, mientras que el piso superior se cubre con una bóveda de madera adornada con casetones.
La fachada tiene dos cuerpos, el primero con decoración almohadillada, con ventanas y círculos separados por pilastras dóricas y el segundo cuerpo con ventanas más grandes alternando frontones y vanos, separados en este caso por pilastras jónicas.

Fachada exterior del Palacio de Carlos V

2 comentarios:

  1. Estupendo blog que realiza la cada vez más necesaria labor de acercar el arte a los pequeños y a los que no lo son tanto. La belleza del arte requiere a veces de un cicerone que nos abra los ojos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Fernando por tu comentario. Y una recomendación, si os gusta la cultura clásica visitad el Blog de Fernando Lillo, merece mucho la pena.

    ResponderEliminar