lunes, 18 de febrero de 2013

Las Señoritas de Avignon de Pablo Picasso para niños


Nos encontramos antes una de las pinturas que revoluciona la pintura del siglo XX y que va a influir en todos los autores que se dediquen a la pintura a partir de entonces. Este cuadro es pieza clave en el desarrollo pictórico y es una obra que cualquier artista que se dedique a pintar debería conocer en profundidad.
Se trata de la primera obra cubista de la historia del arte y fue realizada por Pablo Picasso en el año 1907. Debemos decir en este punto que hay dos artistas trabajando en la misma dirección, que serían Picasso y Braque, los dos llegan a las mismas conclusiones al mismo tiempo, aunque sabemos que Picasso es mucho más conocido que el segundo, el cual también realiza alguna obra cubista por esta época.
Cuando tratamos de explicar el cubismo lo primero que debemos entender es la encrucijada en la que se encuentran los pintores en ese momento. No hace mucho tiempo que se ha inventado y desarrollado la cámara de fotos, un artilugio capaz de representar la realidad tal como es, con todo detalle. El papel del pintor ha quedado relegado a un segundo plano, porque la cámara puede realizar su trabajo mucho mejor que él. Por tanto la pintura deberá buscar un nuevo camino para sus representaciones, algo que sea diferente, un resultado final que la fotografía no pueda ofrecer.




Por eso una de las características principales del cubismo es la eliminación de la tercera dimensión, la pintura no tiene fondo, sino que este se adelanta al primer plano, perdiendo la profundidad en el cuadro, una segunda característica es la descomposición de algunas figuras o partes del cuerpo en distintos planos, de manera que pudiéramos apreciarlas desde distintos puntos de vista al mismo tiempo, algo que la fotografía no puede hacer, ya que esta solo representa un único punto de vista. Esto es algo que podemos observar en el cuadro en el personaje que se encuentra de espaldas, pero cuya cabeza parece de frente, con un ojo a distinta altura y una sombra que podemos considerar su nariz. Algo parecido ocurre en los rostros de las mujeres, como vemos unas tienen el rostro más oscuro que otras, su punto de vista habría sido tomado en un momento de más luz o menos luz por eso esa diferencia de colores que podemos apreciar.
Por último debemos habla de las influencias que el cuadro tiene de otros momentos artísticos y que aparecen claramente reflejadas, por ejemplo la influencia del arte primitivo, incluso de la pintura románica, la simpleza a la hora de representar los cuerpos, dibujados a base de lineas, sin grandes complicaciones, cuatro lineas diagonales nos ayudan a componer un brazo o una pierna. Junto a ello muchos de los artistas de vanguardia se vieron influidos por una exposición de arte africano que tuvo lugar en París  la visión de este tipo de arte, su simpleza a la hora de componer las máscaras también aparece reflejada en el cuadro, sustituyendo la cara de alguno los personajes que aparecen por estas máscaras africanas, los apreciamos claramente en la primera mujer de la izquierda y en la primera por la derecha.
El tema que se representa sería la llegada de un personaje, quizás el propio Picasso a un burdel, donde tras una cortina, aparecen una serie de mujeres que se ofrecen para dar sus servicios.  El hombre sería el personaje que aparece de espaldas y las mujeres desnudas se encuentran como vemos enseñando sus cuerpos y moviendo las cortinas del supuesto fondo. Hay un claro precedente en un cuadro pintado por Pablo Picasso en el año 1906 y titulado El Haren, donde un personaje desnudo se encuentra observando a las chicas de un prostíbulo  que parecen estarse arreglando, mientras al fondo la dueña del misma las observa, el tema sería el mismo, incluso en algunas posiciones como la mujer que levanta los brazos, pero Las Señoritas de Avignon añade las características cubistas como ya hemos visto y eso le hace diferente.
Tiene la obra de Picasso influencia de varios artistas a la hora de realizarlo y no solo como hemos visto de la pintura románica o del arte africano, ya que hay elementos que se repiten de otras obras. Por ejemplo la idea de colocar a tantas mujeres desnudas juntas y con las posiciones de los brazos levantados,es algo que ya veíamos en alguno de los cuadros de Ingres, el cuadro titulado El Baño Turco es un buen ejemplo de ello, allí podemos observar a un grupo de mujeres desnudas, muy distendidas y dos de ellas levantan los brazos en posiciones similares a las que encontramos en la obra pintada en el año 1907.
Otros artistas estaban haciendo esfuerzos por eliminar la tercera dimensión, no es algo que se le ocurra a Picasso sino que tenemos ejemplos anteriores, Cezanne es uno de ellos y su obra Los Jugadores de Cartas nos puede servir como ejemplo, no existe una total eliminación del fondo, pero si se produce un adelantamiento del fondo al primer plano, que tendrá su influencia a la hora de que Picasso pinte su obra.
Es curioso observar como en ocasiones lo más antiguo nos trae lo más moderno, es decir el arte primitivo y el arte africano están muy presentes en la composición de un cuadro que, como hemos dicho, revoluciona toda la pintura del siglo XX y abre un nuevo camino para los pintores de la época.
Si debemos decir que este cuadro se pintó en 1907 pero que a Picasso le dió cierta vergüenza que se mostrara al público, cosa que no se hizo por primera vez hasta 1916. Actualmente se encuentra en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.
Los Jugadores de Cartas. Paul Cezanne
Aquí tenéis es cuadro explicado en vídeo por si así es mas fácil de comprender.

4 comentarios:

  1. Claro y conciso, muy práctico y útil. Post para guardar y explicar en ESO. Un fuerte abrazo desde ArteTorreheberos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Paco. Tus comentarios nos animan a seguir. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Excelente desde Maracaibo, Venezuela, a partir de hoy sereá mi blog de consulta diaria.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario y por seguirnos, también puedes hacerlo en la Página de Facebook de arte para niños

    ResponderEliminar