lunes, 30 de septiembre de 2013

La Maja desnuda de Goya para niños


La imagen que podemos apreciar es una de las más importantes del arte español, entre otras cosas porque el desnudo estaba "prohibido" en la pintura española, es decir que los pintores no se atrevían a hacerlo normalmente, el único que se había adentrado en ese mundo había sido Velázquez, el cual, influenciado por la pintura italiana, terminó realizando el primer desnudo de la pintura española, nos referimos a La Venus del Espejo.
Goya tiene en Velázquez una referencia y trata de hacer una obra similar a la del genial sevillano, con una diferencia importante, la figura de Velázquez se encontraba de espaldas, mientras que la de Goya se encuentra de frente, mostrando todo su esplendor.
Es posible, siempre se ha especulado con ello aunque no hay confirmación, que esta mujer representada sea la Duquesa de Alba, con la que Goya tenía un romance en esta época y esa sería la razón de que pintara una versión de la misma mujer pero vestida. La historia es la siguiente, parece que la Duquesa de Alba estaba casada y su marido se enteró de que Goya había realizado un cuadro de su mujer desnuda y corrió a la casa del pintor para ver si era cierto y así vengar su honor de la manera que fuera. Goya fue avisado de que el marido venía para comprobar esto y en poco tiempo pintó un retrato de la misma mujer pero con ropa. Lo que podemos apreciar perfectamente es que esta segunda obra está pintada con mucha rapidez, se nota perfectamente en las pinceladas que Goya extiende de forma muy suelta por la cara o el vestido de la mujer, frente al detallismo del cuerpo desnudo de la primera pintura, donde se puede apreciar cada detalle del cuerpo de la mujer. Parece ser que el marido llegó al estudio de Goya y este le enseñó el cuadro de la maja vestida, con lo cual el hombre quedó tranquilo y regresó a su casa sin cometer ninguna locura.
La maja desnuda pasó a ser propiedad de Godoy y en Madrid se especulaba con sus existencia, enseñándola solo a los más allegados, posteriormente pasaron los dos cuadros a ser posesión del Museo del Prado, lugar donde pueden contemplarse, uno al lado del otro en este momento. Allí se puede apreciar perfectamente este contraste de detalle y rapidez que comentamos en las obras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada