miércoles, 11 de septiembre de 2013

Suerralismo para niños

El surrealismo es un movimiento que abarca todas las artes y que tiene su principio en el año 1924 cuando André Bretón lanza un manifiesto que sirve para definirlo.
Quizás los ejemplos más conocidos son los pictóricos y para nosotros los artistas que nos son más familiares sean Salvador Dalí y Joan Miró que fueron los grandes representantes de este movimiento durante los años 20 del siglo pasado.
André Breton decía en el manifiesto surrealista que la autocensura impuesta principalmente por la sociedad limita la capacidad de creación del individuo, una persona que debe ser capaz de romper ataduras y dejar que la imaginación se mueva sin trabas de clase alguna. El creador está alienado por la sociedad y solo puede librase de esa carga a través de los irracional, de la locura, del sueño, de la oposición a lo establecido y dominado por las clases dirigentes.
Quizás esta definición nos ayude a comprender un poco mejor algunas de las obras de los artistas antes citados o si estamos buscando alguna manera de definir el arte de Salvador Dalí para niños.




Para definir de una manera fácil el surrealismo para niños podríamos decir que se basa en el mundo de los sueños, de la fantasía y que va más allá de la realidad.
Podemos plantear dos ejercicios para que los niños trabajen o intenten comprender el surrealismo:

  1. Por un lado podemos indicar a cada niño que imagine un objeto, un animal, una persona o una cosa preferida y que lo transforme buscando lo más absurdo posible.
  2. Por otra parte podemos crear una obra que se acerque al automatismo surrealista, partiendo de la idea de que se puede crear a partir de todo, una forma de crear que se nutre del inconsciente colectivo donde lo no racional es la base de la creación. La toma de decisiones debe ser inmediata, igual que ocurrió, por ejemplo, cuando Salvador Dalí y Luis Buñuel escribieron el guión de la película El Perro Andaluz, donde cada uno aportaba lo que en ese momento le venía a la mente, aunque no tuviera continuidad ni relación con lo que se había planteado anteriormente. No existen propósitos concretos en la creación, sino que se asumen todos los riesgos necesarios. Como decía el propio André Bretón "el funcionamiento real del pensamiento en ausencia de todo control ejercido por la razón fuera de cualquier preocupación estética o moral"

3 comentarios:

  1. me gustaría usar la fotografía que tienen en esta nota para hacer un flyer para unos talleres de arte. Es posible? Gracias. La nota es muy interesante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Billy, gracias por el comentario. La foto solo sirve para acompañar el texto pero desconozco la respuesta a tu pregunta. Un saludo

      Eliminar
  2. me podrian decir cual es el nombre de la pintura? es para un trabajo

    ResponderEliminar