miércoles, 22 de enero de 2014

¿Que es un arco de herradura y cuando se utiliza en arquitectura?

Regularmente identificamos el arte de herradura con el arte musulmán, sobre todo con las diferentes representaciones que existen en España, ya que debido a estas representaciones arquitectónicas, posteriormente se popularizó y se utilizó en diferentes construcciones adaptándose perfectamente al estilo imperante en cada momento.
Pero el origen del arco de herradura no es musulmán, es posible que algunos pueblos prerromanos lo usaran en sus construcciones y esto serviría como modelo para el arte visigodo, que en sus iglesias realizadas principalmente el el siglo VII y sigo VIII empezaran a usarlo. De ellos, de esos restos visigodos será de donde los musulmanes toman el modelo para realizar este tipo de arco, adaptándolo perfectamente a sus construcciones.
Básicamente un arco de herradura es un arco semicircular que se encuentra cerrado en su parte inferior, lo que le confiere una forma similar al calzado de los caballos, de ahí su nombre. El arco puede cerrarse más o menos en la parte inferior, por ejemplo se cierra más en las obras musulmanas que en las visigodas, igual sucede con el arte Mozarabe, que también usa este tipo de arco, pero más cerrado que en el arte visigodo, cuyas iglesias todavía conservamos en la actualidad.


Como decimos este tipo de arco se fue adaptando a los tiempos, durante la época gótica los arcos apuntados también se cierran en la parte inferior convirtiéndose en arcos de herradura, en muchas ocasiones decorados con lóbulos, que da origen a los arcos lobulados, trilobulados como en el mihrab de la Mezquita de Córdoba o polilobulados como encontramos en ese mismo edificio. Las obras católicas que aprovecharon este tipo de arcos los usaron principalmente en obras de finales del siglo XV o del siglo XVI por ejemplo en arcos entrecruzados o mixtilineos que encontramos en diferentes fachadas de palacios u obras civiles de la época.


Lo tenemos en vídeo por si te es más fácil entenderlo con imágenes:

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario