domingo, 20 de diciembre de 2015

La noche estrellada de Vicent Van Gogh

Estamos ante una de las obras más conocidas del artista y una de las mas reproducidas de todos los tiempos, en muchas ocasiones se identifica al artista con esta obra. Actualmente se conserva en el Museo de Arte de Nueva York que la posee desde el año 1941.


Es bueno poner la obra en contexto con la complicada vida de Van Gogh, ya que se trata de una de sus obras finales, poco tiempo antes de su suicidio.
Van Gogh, que vivía gracias a la caridad de su hermano Theo, se había trasladado a Arles, en el sur de Francia, donde vivía con Gaugin. Pero los dos artistas tenían un carácter bastante fuerte y discutían constantemente. En una de estas discusiones Van Gogh persiguió a Gaugin con una navaja en la mano. Y finalmente nuestro protagonista, algo desequilibrado, se cortó el lóbulo de su oreja. Gaugin y él no volvieron a verse, aunque si cruzaron algunas cartas.
Los últimos años de la vida de Van Gogh están cargados de desequilibrios mentales, en estos momentos pasó por diferentes sanatorios psiquiátricos en los cuales ingresaba por voluntad propia, será en uno de ellos, concretamente en el Sanatorio de Saint Remi de Provenza donde va a pintar esta esplendida obra.
Aunque la obra se llama la noche estrellada, el cuadro habría sido pintado durante el día, reproduciendo Van Gogh los recuerdos que había acumulado por la noche mientras miraba por la ventana del sanatorio.
Hay quien ha conectado el cuadro con las alucinaciones y ataques epilepticos que sufrió el artista que no fueron tratados de ninguna manera, ese tipo de remolinos creados en el cielo son de lo más original y pueden tener conexión con la visiones que tenía Van Gogh durante sus desmayos.
Por otra parte debemos señalar que Van Gogh es un pintor postimpresionista, su forma de pintar esta marcada por diferentes manchas ordenadas de color, que van componiendo, en distintas tonalidades, los objetos, monumentos y formas vegetales que componen el cuadro. Van Gogh es un pintor que pinta con violencia, con rabia, en muchas ocasiones abandona los pinceles para extender la pintura con los dedos de sus manos, creando un efecto mucho más agresivo que con los pinceles. Esa violencia al extender la pasta es rasgo característico de sus últimas obras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario