domingo, 18 de septiembre de 2016

El polémico artista Maurizio Cattelan para niños

En épocas antiguas la idea del arte estaba basada en la belleza pero tras las vanguardias artísticas y sobre todo desde los años 60 del siglo pasado lo que entendemos como arte se ha convertido en una amalgama de discursos que han abandonado esa idea primitiva para instalarse en un limbo donde todo tiene cabida.


En ese grupo se encuentra el artista italiano Maurizio Cattelan, nacido en el seno de una familia humilde en el año 1960. Podemos calificar sus obras como conceptuales, es decir que invitan más a la reflexión que a la contemplación activa. Una reflexión que ha veces se transforma en simple provocación, ya que en muchos casos te puedes sentir frustrado o enfadado por las consecuencias de las mismas.
Algunos pensadores atribuyen esta forma de trabajar a la falta de formación artística de Cattelan, el cual en muchos casos indica a los trabajadores de su estudio cual es su idea para que después la desarrollen.
Hay una frase muy curiosa que quiero reproducir y que define muy bien el pensamiento del artista y su forma de afrontar sus obras: " Vivimos en el imperio del marketing, el espectáculo y la seducción, de modo que uno de los papeles de artistas y comisarios es deconstruir esas estrategias para resistirse a su lógica, usarlas y encontrar nuevas formas de activismo contra ellas".
Se trata pues de encontrar los huecos del sistema y colarse por ellos para meter un dedo en la nariz a todos los esquemas establecidos, si es que estos existen.

La revoluzione siamo noi

El humor también es parte esencial de su obra. En su primera exposición no se le ocurrió otra cosa que cerrar la galería y colgar un cartel que decía "Vuelvo enseguida", en eso consistía todo. Desde entonces nos encontramos con acciones similares que van desde robar los cuadros de la galería de al lado y exponerlos como suyos hasta copiar los cuadros de otro artista y exponerlos el día de la inauguración de su obra, pasando por alquilar el espacio de exposición de la Bienal de Venecia a una empresa de publicidad.
También ha realizado algunas obras escultóricas que incluyen imágenes del artista como La Revolzione Siamo Noi, animales como el suicidio de una ardilla en su supuesto estudio o la polémica imagen La Ora Nona que describe como un meteorito derriba la figura del icónico Papa Juan Pablo II.
Esta mezcla de performance, ironía, crítica contemporánea y arte ha convertido a Cattelan en el artista más conocido de Italia y uno de los más valorados a nivel mundial, con exposiciones en los más importantes museos de todo el mundo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario