domingo, 14 de mayo de 2017

La pintura costumbrista para niños

Como su nombre indica este tipo de pintura se va a dedicar a retratar las costumbres típicas de la sociedad en muchos de los países donde tuvo repercusión y desarrollo principalmente en la segunda mitad del siglo XIX.


Es cierto que existen precendentes pictóricos de este tipo de género que tuvo su desarrollo también durante la época barroca, representando escenas de interior, como le ocurre por ejemplo a la pintura holandesa con artistas como Vermer de Delft o bien a la pintura española con Velázquez a la cabeza, ya que muchos de los personajes que aparecen en sus cuadros no pueden ser más realistas y populares, alejados de la idealización típica del arte italiano.
Hay que tener en cuenta alguna de las circunstancias históricas que intervienen en el desarrollo de este tipo de pintura. Después de la primera revolución industrial hubo mucha gente que se trasladó para trabajar desde el campo a la ciudad, abandonando los pueblos cargados en ocasiones de costumbres propias del lugar. Este abandono produce que haya una reivindicación de estas costumbres, no solo por parte de esta pintura sino a través de la literatura romántica, que ejerce como gran precedente.


Se trata pues de pinturas que se alejan del realismo para introducir un elemento más popular y colorista, que además esta cargado de pequeños detalles que nos ayudan a comprender mejor el ambiente y la escena.
En España este estilo tuvo un desarrollo muy especial pese a que en el país no existió una verdadera revolución industrial. Francisco de Goya será un gran precendente en los últimos años del siglo XVIII, cuando llegó a Madrid y trabajó pintando modelos en cartón para los tapices que se iban a realizar en la Fabrica Real de la capital. Las costumbres y juegos de la gente de Madrid se ven reflejados en estas obras cargadas de alegría y de colorido. 
Muchos de los artistas que trabajaron a finales del siglo XIX se vieron influidos por este movimiento, entre ellos Pablo Picasso, cuayas primeras obras tienen mucho de costumbrista. Cuadros como La Primera Comunión o Ciencia y Caridad son obras que, realizadas con tan solo 16 años, encajan perfectamente en este estilo.
No solo artistas españaoles se dedican al costumbrismo, también muchos extranjeros que viajaron a España a los largo del siglo XIX, dejarán plasmadas en sus obras muchas de las costumbres y tradiciones de las diferentes regiones españolas, unos cuadros que se encuentran entre el romanticismo y el realismo, pero con una intención clara de reflejar aquello que tal vez no deba perderse, en un momento en que la humanidad se encuentra en un momento de cambio en su modelo productivo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario