domingo, 25 de marzo de 2018

El pintor neofigurativo Lucian Freud para niños

Se trata de uno de los artistas más influyentes de la segunda mitad del siglo XX. Su forma de pintar es claramente reconocible, fue capaz de crear un estilo propio que le hace inconfundible con otros artistas. Es cierto que tuvo diferentes influencias a lo largo de su vida, aunque hay dos que podemos destacar, una sería el surrealismo, con el cual empezó su carrera pictórica. Por otro lado la amistad que mantuvo con Francis Bacon pensamos que también le influye a la hora de realizar sus obras.


Lucian Freud era de origen alemán, de hecho había nacido en Berlín. Como consecuencia de la segunda guerra mundial sus padres se trasladaron a Londres, en Inglaterra pasará el resto de su vida, estudiando y después como artista, aunque no muy prolífico. Era nieto del padre del psicoanálisis, Sigmun Freud, que tanta influencia tuvo en los artistas surrealistas durante la primera mitad del siglo XX.
Este artista es muy conocido por sus retratos, ya que podemos decir que se especializó en este tema, aunque también encontramos algunas obras suyas en las que representa plantas o animales. De estos últimos encontramos varias referencias a los caballos, uno de sus animales favoritos. Pero los retratos que hacía no eran por encargo sino que él mismo elegía a quien quería representar, normalmente gente que se encontraba a su alrededor o alguno de sus amigos. No es un artista del que contemos con gran cantidad de obras, gran parte de ello es debido a que el artista necesita tener una relación personal con aquello que está representando, sea un objeto o una persona. Quizás por esa razón o por su estilo tan personal, algunas de sus obras han sido muy valoradas en las subastas, alcanzando precio millonarios por alguno de sus retratos.


Podemos considerarle como un representante de la nueva figuración inglesa. Quizás una de las características de su obra sea el uso del color, el contraste expresionista que a veces nos ofrecen las zonas de luz y las zonas de sombra en el cuerpo de una persona o en su cara. Utilizaba la técnica del impasto que consiste en aplicar la capa de pintura de manera que el volumen de la pincelada y su forma son visibles, con ello se crea un efecto tridimensional con zonas que destaca junto a la pincelada de color que el autor aplica. Junto a ello los colores que utiliza son neutros.
En cuanto a las obras muchas de ellas son un perfecto estudio psicológico del personaje y nos permite apreciar su estado de ánimo o incluso penetrar en su alma. Junto a ello un realismo en ocasiones descarnado también forma parte de su obra.
Falleció en Lóndres no hace tanto tiempo, fue en 2011 cuando contaba con 89 años.


No hay comentarios:

Publicar un comentario