domingo, 20 de mayo de 2018

Las proporciones en las esculturas griegas

El tema de la proporción esta relacionado con el ideal de belleza, uno de los elementos importantes que se tienen en cuenta para realizar todo tipo de representaciones en época clásica. Se trata de esculturas que representan el cuerpo humano idealizado, podíamos decir alejado de la realidad, como una tendencia a lo que debería ser y no lo que era en realidad.


La proporción es consecuencia de un cálculo matemático donde toman importancia la simetría y la proporción que la figura debe mantener entre las diferentes partes del cuerpo. 
El canon de Policleto nos dice que una figura debe tener el tamaño de 7 veces la cabeza. Este tipo de canon está conectado con las matemáticas, tiene influencia de Pitágoras, pero también de otras enseñanzas de la filosofía griega.
No será esta la primera vez que se van a utilizar las proporciones matemáticas para aplicarlas al arte. En época egipcia existían también una manera proporcional de representación de las figuras equivalente a 18 puños, distribuidos de la siguiente manera. Para la cabeza se utilizaban dos puños, diez era el número de puños desde los hombros hasta las rodillas y 6 más desde las rodillas a los pies.
Ese canon aplicado por Policleto será utilizado en el siglo V a.c. lo que consideramos la época clásica, si avanzamos unos años hasta el siglo IV a.c. se cambiará la proporción y en vez de utilizar 7 cabezas para el cuerpo se usarán 8


Figuras que representan el canon de belleza puede ser la Venus de Milo. Venus o Afrodita en la versión griega era la diosa de la belleza, a la cual suele representarse desnuda y en muchas ocaiones recogiendo la manzana que le ofrece Paris, el humano encargado de elegir cuál sería la diosa mas bella dejando de lado a Atenea y Hera. Esta representación tan común da origen a la guerra de Troya, ya que a cambio de ser elegida Afrodita entregará a Paris a la mujer más bella del mundo, Helena de Esparta, casada con el hermano de Menelao, al cual abandonará para huir con Paris.
En el caso masculino muchas de las figuras están basadas en atletas, compartían con los dioses algunas virtudes como el equilibrio, la voluntad, el coraje o la belleza.
El Apolo de Belvedere puede servir como ejemplo. De ella solo se conserva una copia romana ya que el original griego se ha perdido. Se considera un ideal de representación humana masculina. Es una figura de un tamaño mayor que el natural ya que la medida es de 2 metros y 24 centímetros. Se trata de una figura que se encuentra en actitud de caminar. Al mantener un contraposto el peso de la la figura apoya sobre su pierna derecha, algo que no es suficiente para sostener el peso, por eso se incluye el tronco de un árbol junto a esta pierna. En ese tronco encontramos a una serpiente que parece se encuentra escalando por el tronco. Se trata de un hombre adulto sin barba que representa el ideal de belleza y eterna juventud. El pelo está rizado. Hay gente que dice que está preparado para lanzar una flecha y sostiene una bastón con la mano izquierda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario