miércoles, 24 de septiembre de 2014

El rapto de las Sabinas

Este episodio que pertenece a la mitología romana tiene lugar unos meses después de la Fundación de la ciudad de Roma por Rómulo, un personaje del que hemos hablado en este blog al estudiar la imagen de la Loba Capitolina.

El rapto de las Sabinas. David. 1799

Tras la fundación de Roma, enseguida se dieron cuenta que la mayoría de las población eran varones y que si continuaban así todos los esfuerzos realizados no servirían para nada, ya que en una generación quedarían aniquilados por la falta de descendientes. Necesitaban mujeres para continuar con su proyecto. Enviaron emisarios a los pueblos vecinos para conseguir mujeres pero todos ellos fueron rechazados.
Entonces Rómulo pensó que la mejor forma de conseguirlas sería organizar unos juegos en honor al dios Neptuno donde estaban invitados los pueblos de alrededor. A esta llamada en cambio si acudieron para celebrar los juegos, entre los pueblos invitados se encontraban los sabinos, que debido al ambiente festivo habían acudido acompañados de sus esposas e hijas.
Los romanos mientras estaban teniendo lugar estos juegos raptaron a las hijas de los sabinos y se las llevaron para que fueran sus esposas. Ellas al principio estaban reacias, pero viendo que los chicos no eran malos (asi lo dicen los historiadores romanos) accedieron a quedarse con unas condiciones especiales sobre las labores que deberían realizar en la casa. 
Los Sabinos estaban muy enfadados y la acción provocó que no solo los sabinos sino otros pueblos declararan la guerra a los romanos por la afrenta recibida. Romulo luchó en primer lugar contra Agron, rey de los ceninetes, al que venció y traslado su población a la ciudad de Roma. Al tiempo y mientras lo sabinos continuaban preparándose para el combate atacaron los romanos otras ciudades consiguiendo la victoria sobre todas ellas y ampliando así el territorio.
Cuando los sabinos por fin atacaron contaban con la complicidad de una mujer romana que les dijo por donde deberían pasar, en pago por su traición fue asesinada por los propios sabinos. Cuando iban a enfrentarse a los romanos las mujeres sabinas se pusieron en medio para parar la batalla, ya que no querían perder a sus padres y hermanos en ellas y por otro lado tampoco querían perder a sus maridos romanos.
De esta manera la batalla no se celebró y Romulo y el rey de los Sabinos Tacio, firmaron la paz y comenzaron una diarquía, donde los dos eran reyes, hasta que Tacio murió y Romulo se quedó como único rey ampliando de nuevo su influencia y territorio.

Rapto de las Sabinas Nicolas Poussin. 1637

2 comentarios: