miércoles, 3 de febrero de 2016

Jeronimo Bosch El Bosco para niños

A lo largo del año 2016 y con motivo del quinto centenario del fallecimiento del artista, se podrá ver en el Museo del Prado de Madrid una de las exposiciones mas completas del artistas, que incluye no solo las obras conservadas en España sino en otros muchos museos como Viena, Boston, Nueva York o Venecia. Esta exposición sobre El Bosco tendrá lugar desde el 31 de Mayor al 11 de Septiembre de 2016.


El Bosco y tratamos de perfilar una pequeña biografía, es un pintor de origen holandés que nació en el año 1450 en la ciudad de Bolduque, en el sur de lo que actualmente conocemos como Holanda. Se trata de un pintor que se encuentra en la transición entre el mundo medieval y el mundo renacentista, ya que algunas de sus obras apuntan al humanismo en los temas y personajes representados.
Su familia era una familia de pintores, su abuelo y su padre se dedicaban a la pintura y también alguno de sus hermanos, que pese a ser buenos, nunca llegaron a la fama del pintor que nos ocupa.
El Bosco es conocido por sus cuadros plagados de diferentes personajes, a los que se añaden en ocasiones extrañas arquitecturas y figuras monstruosas que se encontraban solamente en la mente del artista. De ahí su influencia en artistas posteriores, tanto en artistas expresionistas (sobre todo cuando nos muestra su visión del infierno y la condenación) y en artistas surrealistas, por ejemplo con Dalí el cual reconocía una gran influencia del artista holandés. Y es que Dalí era un habitual en el Museo del Prado durante su estancia en la Residencia de Estudiantes de Madrid y allí pudo observar con detenimiento los cuadros que la colección del Museo posee del artistas. Unos cuadros que fueron comprados por el rey Felipe II, una vez que el artista había fallecido, pero el interés cultural del monarca hizo que se conserve en España una colección de cuadros magnífica del artista, tanto en el Prado como en el Monasterio de El Escorial.


En las obras de El Bosco encontramos una dualidad a la que se enfrenta el ser humano, por un lado tenemos la parte que representa el bien, un lugar que siempre está expuesto al pecado y como consecuencia de este pecado llega la condenación y el caos, su visión del infierno causa un gran contraste con otras partes del cuadro donde este no está presente, allí aparecen monstruos, desorden y un colorido que crea un gran contraste con la otra zona.
Para El Bosco el ser humano no es malo, pero es una persona con mucha debilidad, expuesto permanentemente a la tentación y al pecado, en el que es muy fácil caer porque el ser humano es muy vulnerable en este aspecto.
En sus obras observamos situaciones en muchos casos divertidas, a veces imposibles o grotescas, se trata de representaciones unidas a una iconografía medieval que suele aparecer en la escultura que se representa en algunos pórticos o bien en capiteles, donde podemos observar personajes extraños y figuras cercanas a lo monstruoso. su imaginación es tan grande que a veces resulta complicado interpretar sus obras.


1 comentario: